close

Milagrosa tara. Gracias al polvo de este producto agropecuario peruano en síntesis con el óxido de zinc, investigadores de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) han generado un pigmento anticorrosivo para pinturas industriales.

Este producto original de la PUCP tiene como beneficio inhibir la corrosión, además de estar compuesto por materias primas sostenibles que evitarán la contaminación ambiental.

Esto es sin duda un logro que, incluso, podría opacar a su función principal, ya que en la actualidad los pigmentos tradicionales son hechos a base de cromatos y metales pesados con graves repercusiones ambientales, por lo cual la generación de un pigmento a base de taninos de origen vegetal es un impulso para que las empresas empiecen a consumir estos productos.

No solo la tara es beneficiosa, su otro componente, el tanato zinc, es también superior a los pigmentos tradicionales, ya que no tiene efectos contraproducentes a la salud.

Se espera que este pigmento anticorrosivo logre atraer la acogida de todo el Perú, en especial de aquellas zonas con gran actividad industrial que involucre el uso de embarcaciones o maquinaria necesitada de protección anticorrosiva.

La tara peruana

Perú posee el 80 % de la producción mundial de tara en sus bosques naturales. La cuenca del río Pampas en Apurímac es uno de los centros más relevantes en producción de tara en nuestro país, es así que el desarrollo masivo de este pigmento anticorrosivo beneficiaría a esta población de 700 pequeños productores de tara quienes podrían incursionar en la agroindustria de la pintura.

Tags : anticorrosivo de pinturadesarrollo sostenibleindustrialinnovaciónmayra leónmedio ambientePUCPtaratecnología
Mayra León

El Autor Mayra León

Politóloga. Periodista de investigación. Admiradora del gran potencial del Perú, pero no de los peruanos aprovechados. Especialista en Netfilx. Hablo y opino sobre música y cine aunque nadie lo requiera.

Deja una repuesta

%d bloggers like this: