close
Cultura Chachapoyas

Un estudio de ADN de la población indígena de Chachapoyas descubrió que esta no fue desarraigada masivamente por los incas a finales del siglo XV.

El Instituto Max Planck, de Alemania, y la Universidad de San Martín de Porres (USMP), de Perú, publicaron una investigación científica en la revista Scientific Report en la que explican, a través de un análisis de ADN, cómo es que la población de la cultura Chachapoyas no fue deportada en masa luego de la invasión inca, ocurrida en las postrimerías del siglo XV, tal como cuenta nuestra historia formal.

Este reciente estudio internacional llegó a la conclusión de que el poblador aborigen actual de la zona tiene el mismo gen que su antepasado. Según la genetista italiana Chiara Barbieri, autora principal de esta investigación, «todavía existe en él un componente fuerte de supervivencia del nativo americano a pesar de toda la mezcla genética que se produjo desde la conquista española».

Asimismo, el Dr. Ricardo Fujita, director del Centro de Genética y Biología Molecular de la USMP, quien también participó de este estudio, afirmó que la genética revela la historia que se desconoce, permitiendo establecer una conexión entre un marcador de ADN antiguo con uno moderno, como sucedió en la investigación citada anteriormente.

El experto indicó que para el estudio se seleccionó a gente de la zona. Luego, se realizó una encuesta para determinar si la totalidad de esta población era nativa. Después, se reunió su ADN para llevar a cabo un análisis que tenga en cuenta la muestra genética de un conjunto poblacional diferente. «Este trabajo es como si fuera un test de paternidad demográfico», precisa.

Por otro lado, la investigación de igual forma tomó en cuenta el tema lingüístico. Durante un trabajo de campo, el grupo científico descubrió que el quechua que se habla en Chachapoyas está desapareciendo. «Parece que el quechua llegó a Chachapoyas sin un movimiento migratorio grande, lo cual tampoco encaja con la versión de que la conquista inca forzó a este pueblo a retirarse», explicó Paul Heggarty, lingüista y otro autor del estudio.

«Tras la llegada del quechua y el español, las lenguas de Chachapoyas se extinguieron. Recuperar algo de ellas es un verdadero rompecabezas y un desafío para los lingüistas. Dejaron muy pocas huellas, pero hay determinadas combinaciones de sonidos característicos que sobreviven todavía en los apellidos y topónimos, como la misma (fortaleza de) Kuélap» señaló Jairo Valqui, otro coautor del trabajo. 

Por su parte, el arqueólogo peruano Federico Kauffmann, especialista en la cultura Chachapoyas, confirmó que «la población de esta zona resistió casi 50 años la invasión inca, siendo desarraigada de su terruño solo una parte de esta bajo el sistema de los mitimaes».

Para Kauffmann, el sistema de mitimaes aplicado por los incas no siempre  buscaba sacar de sus tierras a grupos de naciones rebeldes que iban siendo incorporadas a su imperio, las cuales eran sustituidas por gente leal a ellos.

Tags : cienciaCultura ChachapoyasGenéticaHistoria del PerúInstituto Max PlanckinvestigaciónPerúUSMP
admin

El Autor admin

Deja una repuesta

%d bloggers like this: