close
Transformación digital del Estado

Me encontré con la palabra transformación hace unos años en mis estudios doctorales de Ciencia Política, la verdad me sorprendió el uso que se le había dado durante el siglo XX e inicios del XXI. En este breve artículo trataré de desmitificar su origen y centrar su destino en el Estado.

Por increíble que parezca la «Gran Transformación» fue el nombre del plan de gobierno del APRA allá por 1930, título de los libros de Karl Polanyi en 1944 y Karen Armstrong en 2007, nombre del plan de gobierno de Ollanta Humala en 2010 y rótulo de la cultura digital actual.

Sostengo que la Gran Transformación debemos asociarla al concepto de «Destrucción Creativa» del sociólogo alemán Werner Sombart que utilizó el austriaco Joseph Schumpeter en su libro Capitalismo, Socialismo y Democracia (1942) para definir a la innovación como el origen de ondas largas de desarrollo económico en el mundo.

Sin embargo, cuando se publican artículos extensos sobre Transformación Digital que no dicen nada, ni un párrafo, ni una palabra, ni una frase sobre las inversiones públicas en innovación digital financiadas por actores públicos y usadas de forma distribuida en el organismo del Estado, generamos opiniones incorrectas que promueven políticas de desigualdad que hacen unos cuantos proveedores saquen provecho.

Lo que hace que la Transformación Digital funcione y sea innovadora, no es ver al Estado como el que solo sirve para dar el framework o entorno, sino justamente lo contrario, debemos verlo como el socio que puede abrir nuevos nichos de negocio para nuestra economía, a través de finanzas pacientes e inversiones públicas en Innovación, donde las empresas puedan coinvertir con el Estado.

Entonces la relación del Estado con la innovación debe empezar destruyendo los mitos de la administración pública, a través de temas como: a) Organizar programas de Transformación Digital en todo el aparato del Estado, b) Implementar oficialmente una oficina de Innovación en ministerios y organismos públicos y c) Financiar las primeras etapas de Innovación Digital en los tres niveles de gobierno.

Con esto no quiero decir que los Steve Jobs del sector privado no seguirán siendo importantes, justamente: «Reunir tecnologías existentes, adaptarlas de manera diferente con ese concepto de diseño innovador para lograr experiencias ágiles y soluciones maravillosas», son cosas a las que debemos apuntar, siempre y cuando se socialicen riesgos, beneficios y principalmente se reconozca la contribución del Estado, como socio de este largo proceso de Transformación Digital que se viene.

Bibliografía:
• Schumpeter, Joseph (1942). Capitalism, Socialism and Democracy. Routledge, Taylor & Francis Group, 2010.
• Polanyi, Karl (1944). La Gran Transformación: Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo. Fondo de Cultura Económica, 2003.
• Armstrong, Karen (2007). Great Transformation: The Beginning of Our Religious Traditions. First Anchor Books Edition, 2007.
• Mazzucato, Mariana (2014). The Entrepreneurial State. © Anthem Press, 2014.
• Ismail, Salim (2014). Exponential Organizations. Diversion Books, 2014.
• Bounfour, Ahmed (2016). Digital Futures, Digital Transformation: From Lean Production to Acceluction. Springer, 2016.

Tags : Ciencia PolíticaGestión PúblicaInnovación DigitalMSc. Víctor CastañedaOpiniónPerúReforma del EstadoTransformación Digital del Estado
Víctor Castañeda

El Autor Víctor Castañeda

Profesional peruano especialista en la Reforma del Estado. Economista, Máster en Ingeniería, Ciencia Política (PUCP) y Gestión Pública (UP). Titulado del Programa de Gobernabilidad en The George Washington University (GWU) y Doctor (c) del IGGP de la USMP. Ha sido funcionario de Estado en áreas de infraestructura, innovación, ciencia y tecnología.

Deja una repuesta

%d bloggers like this: