close
NoticiasTecnología

El Perú ante la IV Revolución Industrial, por Fernando Ortega

cuarta

Después de la victoria de la Supercomputadora Watson de la IBM sobre los dos humanos más ganadores del concurso de trivias Jeopardy! en Febrero del 2011, pocos intuían que habíamos ingresado a una nueva Era, llamada técnicamente la Era de la Tecnología Consciente, principalmente por el cada vez mayor uso de la Inteligencia Artificial en todos los aspectos de la vida humana, aunque hoy usamos el nombre más comercial de IV Revolución Industrial.

Llamémosle como le llamemos, lo cierto es que desde el 2011 el mundo se encuentra en una nueva Era tecnológica donde todos los paradigmas anteriores han quedado obsoletos. Los nuevos paradigmas se basan en la convergencia tecnológica NBIC (Nano-Bio-Info-Cogno), que está permitiendo descubrir cómo los procesos naturales pueden ser replicados en laboratorio.

Así podemos producir leche en laboratorio y sin vacas, a partir de las moléculas existentes en los vegetales, reproduciendo en reactores los procesos químicos que ocurren al interior de la vaca y que terminan produciendo leche.

Igual ocurre en el campo de los materiales, todos los metales ya tienen sustitutos basados en nano-estructuras como el grafeno o el borofeno, que tienen propiedades asombrosas, muy superiores a los metales y sus aleaciones.

Y en las TICs la revolución ya empezó con Internet de las Cosas, Internet 5G y las aplicaciones de Inteligencia Artificial en casi todos los productos, incluso en sus envases, que nos informarán cuándo un alimento procesado ya no está apto para el consumo humano.

Ni qué decir de la sustitución de la harina de pescado por harina de insectos, principalmente larvas de mosca, que son más ricas en proteínas y grasa que el pescado, y que también tienen la ventaja que no están sujetas a cuotas, vedas ni tampoco al Fenómeno El Niño.

El Perú requiere una urgente transformación productiva basada en conocimiento, ya no podemos servir exportando los mismos productos desde hace 50 años. Los recursos naturales tal como los conocemos perderán su valor y daremos nuevos usos a sus átomos y moléculas que serán convertidos en alimentos, materiales y productos de consumo. El propio concepto de “natural” será replanteado porque lo aplicaremos a productos salidos de los laboratorios, pero elaborados a base de la manipulación genética de células, como la producción de carne y cuero, pero sin vacas. O nos transformamos o morimos. Así de sencillo.

Fernando Ortega

El Autor Fernando Ortega

Deja una repuesta

%d bloggers like this: