close
Kuroiwa ha recibido diversos premios a nivel mundial.

“La mejor alarma para proteger vidas humanas es la información”, Ing. Kuroiwa.

Tras permanecer hospitalizado varios días por una afección pulmonar, el Ingeniero Julio Kuroiwa Horiuchi, considerado como el padre de la ingeniería sísmica en el Perú, falleció el pasado miércoles 10 de julio dejando un legado a nivel nacional e internacional.

Horiuchi, quien realizó sus estudios en el Instituto Internacional de Sismología e Ingeniería Sísmica en Japón y en Caltech en Estados Unidos, originó el curso de sismología en las universidades del Perú tras una etapa de capacitación sobre sismología en el país nipón durante 1961 y 1962. Del mismo modo, fue el primer director del Centro Peruano Japonés de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres (CISMID) en la UNI.

Por más de 40 años, a nivel internacional, sus investigaciones se manifiestan en planes desarrollados para reducir los daños por tsunami en Salinas, Ecuador, y Tumaco, Colombia. En el Perú, durante el 2010, su propuesta denominada como La Gestión del Riesgo de Desastres se transformó en una Política Estatal del Perú y, en el 2012, participó en proyectos que reducen el impacto de tsunamis en edificios, infraestructuras y ciudades: la Estación Terminal de Lima – Metro Callao N°2 y el túnel bajo la nueva pista de Aeropuerto Internacional Jorge Chávez.

Esta dedicación se ha visto agradecida en diversos reconocimientos. La UNI lo declaró como Profesor Emérito, Doctor Honoris Causa y le otorgó la máxima distinción honorífica que la institución ofrece a sus egresados: la Antorcha de Habich. En 1990, Kuroiwa fue el primer latinoamericano en recibir el Premio Sasakawa-Undro, máximo galardón de las Naciones Unidas relacionado a la investigación científica para la prevención de desastres. En el 2008 fue considerado entre los 2 mil científicos destacados del siglo XX por el Centro Biográfico Internacional de Cambridge y en el 2017 le dieron el premio internacional Hamaguchi Goryo por su contribución a la protección de ciudades costeras contra tsunamis.

De esta manera, durante los últimos años, Kuroiwa se dedicó a editar su libro “Gestión del riesgo de Desastres Naturales en el siglo XXI, protegiendo y viviendo en armonía con la naturaleza”, texto que resume el trabajo de su vida y que prevalecerá en la historia de la ciencia. (Fuente: Prensa UNI)

Publicación con más de 500 páginas. (Fuente: Prensa UNI)
Tags : cienciaingenieríaJulio Kuroiwa HoriuchiPerú
Redaccion

El Autor Redaccion

Deja una repuesta

%d bloggers like this: