close
María del Pilar Tello

La analista política dice que Internet quebró la monopolización de la información por parte del gran frente mediático. A pesar de ello, advierte que la red también está debilitando a la prensa en general.

María del Pilar Tello le concedió una entrevista a Ciencia y Tecnología TV desde el corazón de Silicon Valley, donde recientemente estuvo de visita por la sede central de Google, ubicada en Mountain View, exactamente en la periferia de la ciudad de San Francisco (California, EE.UU.). Con pretexto del actual escenario político que vive el Perú y el mundo, habló acerca de la influencia que tiene Internet sobre la relación entre la política, la prensa y la ciudadanía.

A vuelo de pájaro, ¿cuál es su opinión sobre el actual escenario político del Perú y el mundo?

El Perú y el mundo se están transformando por la llamada cuarta revolución que nos ha traído la sociedad del conocimiento. Sin embargo, Internet sigue siendo un instrumento que per se no solucionará el complicado panorama de la región, que está invadida por la corrupción, y el mundo, donde el uso de la red está relevando una cara peligrosa que hasta hace poco no se conocía.

En ese contexto, ¿qué rol cree usted que tiene Internet en la configuración de la relación entre la política, la prensa y la ciudadanía?

Internet da una nueva posibilidad de participación y una enorme oportunidad para el cambio político y social, a partir de un acceso garantizado a la conectividad que refleje la capacidad de participar en la producción y el desarrollo de contenido mediático. La infraestructura mediática y digital son un bien común cuya gobernanza y diseño deben abrirse a una tercería ciudadana que intervenga en la pugna por la hegemonía política y mediática que produce el enfrentamiento entre gobiernos y medios. No hay que olvidar que es la sociedad la titular del derecho a la información.

En Homo videns. La sociedad teledirigida, el politólogo italiano Giovanni Sartori dijo que la televisión ha reemplazado a los partidos políticos. ¿No cree usted que Internet ha reforzado esa figura?

Actualmente, Internet es el principal espacio en donde se hace política y periodismo. La red demostró en la elección de Donald Trump, en el Brexit, en el plebiscito de Colombia y en el referéndum de Cataluña un poder de alcance, una capacidad de distorsión de la realidad y una propaganda individualizada sin parangón hasta hoy.

Un sistema partidista institucionalizado influye en la consolidación de una democracia. ¿Cómo puede influir Internet en la formación de un partido con arraigo social?

Internet puede colaborar con un partido organizando y canalizando la participación ciudadana, aunque también puede originar una organización política con arraigo social, pero para eso se necesita una gran habilidad tecnológica y política en el manejo de la red y del contenido que circule por ella. El partido español Podemos es la organización digital por excelencia que ha nacido y crecido en Internet, aprovechando la convocatoria del Movimiento 15-M, que copó de cabo a rabo la Portada del Sol de Madrid el 2011.

En su trilogía sobre comunicación política (Dioses, diablos y fieras. Periodistas en el siglo XXIEl poder y las sombras. Hacia el equilibrio político-mediático y La industria de la conciencia. El poder de la sociedad y los medios), usted hace hincapié en que Internet quiebra la monopolización de la información por parte de la gran prensa y empodera a la ciudadanía que incluso ahora puede crear su propio contenido noticioso. ¿Qué se puede hacer para no restarle calidad ni veracidad a su producción informativa?   

La tecnología digital tiene una capacidad democratizadora y liberadora que se manifiesta por medio de la comunicación bidireccional, que permite recibir y elaborar contenido propio. Sin embargo, en la actualidad el problema no pasa por cómo hacer que un nuevo medio tenga calidad y veracidad en su producción informativa, sino por cómo impedir que Internet continúe fagocitando la información que produce la prensa, una acción que le quita publicidad, influencia y poder mediático. Este es un drama que esta no vio venir y que la coloca en una posición de subordinación frente a la red.

¿Cómo sucedió esto?

Fue un harakiri. Cuando The New York Times decidió publicar su contenido informativo en Internet, no calculó que le terminaría pagando a la red para difundir su propia producción noticiosa. La legendaria publicación neoyorquina quiso retroceder en su decisión, pero era demasiado tarde: su acción se había convertido en un fenómeno extendido en el resto de la prensa.

Usted afirma que Internet incrementa la participación política de la ciudadanía, convirtiéndola en un contrapeso del poder político y el poder mediático. ¿Cómo se puede incrementar esa participación sin caer en la banalización de la política?

Hoy el nivel de conectividad es el que determina la mayor participación digital ciudadana en la política. Si la conectividad crece a pesar de la desigualdad socioeconómica, el uso de Internet propiciaría un efectivo contrapeso político-mediático. Si junto a la conectividad se recibe una información veraz, imparcial y oportuna de un canal público o un nuevo medio, se podría evitar la banalización de la política.

El Perú carece de una democracia consolidada y de un sistema partidista institucionalizado, y presenta un alto nivel de desconfianza en su institucionalidad democrática y un alto grado de desafección política. ¿De qué forma puede cooperar Internet para fortalecer nuestra democracia en un ambiente de precariedad institucional, recelo y poca participación política? 

Todo depende del acceso y uso del Internet, aunque este no puede subsanar por sí mismo una falla histórica o estructural. Si un grupo organizado de la sociedad usa éticamente la red, podría fortalecer la democracia y la moral colectiva, pero si abusando del anonimato y la ausencia de privacidad prosperan los trolls y cualquier elemento negativo, se ingresaría al lado oscuro de Internet, donde prevalecen el ciberespionaje y la ciberdelincuencia.  

— Usted pareciera que tiene cierta preocupación sobre el futuro de Internet…

Internet trajo para el mundo una utopía liberadora, pero la percepción está cambiando hacia una distopía inquietante. El libro que estoy trabajando ahora se titula Del Big Data al Big Brother y se refiere al posible control social y político de la sociedad que comienza en lo mediático, continúa en el espionaje y concluye con el dominio de Internet, que hoy está avasallando fácticamente a antiguos centros de poder. Los Estados y los medios están buscando contrarrestar su creciente poder e influencia y apuestan por su regulación, aunque por el momento están perdiendo la batalla.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags : Analista políticaCiudadaníainnovacióninternetMaría del Pilar TelloMundoPerúPolíticaPrensatecnología
Rudy Chávez

El Autor Rudy Chávez

Politólogo de profesión y periodista por vocación. Historiador frustrado y poeta extinto. Vegetariano artificial y carnívoro natural. Cantante desafinado y bailarín descoordinado. Agnóstico irreductible y creyente ocasional.

Deja una repuesta

%d bloggers like this: